jueves, 27 de diciembre de 2007

Ser izquierdista a comienzos de los años treinta.

“El izquierdismo, pues, de Alvarito Palmares era nada más que una prolongación de su famoso raid Madrid-Oviedo, pasando por las Azores. Presumía de izquierdista, como presumía de aviador; como en el colegio había presumido de su primer cigarro. ¡Cosas de hombres!Porque, para Alvarito Palmares, ser «izquierdista» consistía, un poco confusamente,en esta lista de cosas arbitrarias:

Acostarse y levantarse tarde.
No aplaudir en los toros cuando entraba el rey.
Sostener, sin haberlo leído, que Unamuno escribe «bestialmente». Creer que todos los marqueses juegan al polo.
Opinar que las tierras destinadas a las ganaderías de toros bravos pueden servir para criar naranjos.
Decir que el problema de España es «un problema de cultura». Pensar que el nuncio come todos los días salmón con mayonesa.
Creer que todas las cosas —salvo, naturalmente, los cabarets, el Instituto Escuela y algunas otras más— están hechas «con dinero de los jesuitas».
Figurarse que un latifundio es un cortijo muy grande que su amo deja inculto por el gusto sádico de perder dinero.
No ser bolchevique, pero pensar que «lo de Rusia es una experiencia interesante». No llevar sombrero.
Recordar compasivamente a Primo de Rivera.
Decir «las urnas» en vez de «las elecciones» y la «calle» en vez de «la opinión pública».
Opinar que los obispos no son cristianos.”

José María Pemán. De Madrid a Oviedo pasando por las Azores.

4 comentarios:

Dardo dijo...

Gracias por la reseña. Hoy también; pero sobretodo entonces -con unas tasas de analfabetismo altas- la cuestión izquierdas/derechas era lo más parecido a una hinchada y adscribirse sin pensar (¿para qué?) a lo que más se le antojaba a uno. Luego: cuatro topicazos y como los famosos arbitristas; a solucionar todo con recetas asombrosas.
Saludos cordiales Sigurd.

c dijo...

Se le ha olvidado, peinarse con el flequillo rizado y no llevar corbata o llevarla abierta con los dos tirajos a los lados.

Calandria dijo...

Me parece que los de izquierdas no han cambiado mucho desde aquellos años. Siguen aferrados a los mismos o a muy parecidos tópicos.
Saludos cordiales

Caballero ZP dijo...

Muy buena definición. Te deseo un Feliz 2008, que tus deseos se hagan realidad.